Hablemos de pandemia … HPV – Lo que tenes que saber

Sabemos que hoy el premio a la pandemia que más paralizados nos tiene es el coronavirus pero, creemos importante contarte que a nivel mundial hay muchas pandemias de las que se está perdiendo cuidado y una de ellas es el HPV (Virus del papiloma humano).
¿Qué es? Es un virus de transmisión sexual en todas sus variantes (sexo genital, sexo anal, sexo oral).
¿Por qué es pandemia? Porque es una de las ITS (infecciones de transmisión sexual) mas difundidas en el mundo. Se considera que el 75% a 80% de los hombres y las mujeres se infectarán con HPV a lo largo de su vida sexual activa. No hay país, raza , sexo, edad que esté libre de esta problemática.
Hay alrededor de 150 tipos de HPV, de los cuales 40 son los que más afectan a las personas.
Los tipos de virus de pueden dividir en:
– HPV de bajo riesgo oncogénico, que pueden producir verrugas genitales y afectan a hombres y mujeres. Se pueden presentar en la zona de la vulva, pene y ano. Pueden  generar dolor y sangrado. Los tipos (cepas) 6 y 11 causan en mujeres y hombres el 90% de los casos de verrugas genitales.
– HPV de alto riesgo oncogénico, estos son aproximadamente 15 virus, dentro de los cuales los más comunes y peligrosos son el 16 y el 18 (son los que producen cerca del 75% de los casos de cáncer cervicouterino, entre el 40% y 50% de los casos de cáncer de vulva, el 70% de los casos de cáncer de vagina y también cáncer de ano. En los hombres cáncer de pene y ano), estos también pueden producir verrugas o condilomas, pero generalmente se asocian a lesiones precancerosas que pueden evolucionar a un cáncer.
En 2018, la Organización Mundial de la Salud (OMS) llamó a “poner fin al cáncer cérvicouterino”. Según cifras de la organización, más de 72 mil mujeres fueron diagnosticadas con cáncer cérvicouterino ese año en la región de las Américas y casi 34 mil fallecieron. El cáncer -catalogado como “una de las amenazas más graves para la vida de las mujeres”.
El cáncer de cuello de útero es la segunda causa más frecuente de muerte por cáncer en mujeres, siendo la primera el cáncer de mama.
¿Qué pasa con el diagnóstico?
Las personas infectadas no suelen producir síntomas por lo que no saben que han contraído HPV. Entonces, es fundamental realizarse los estudios periódicos (pesquisa médica):
* En la mujer: papanicolau y colposcopía. Es un estudio simple, no duele y hay que hacerlo en forma regular.
* En el hombre: penescopía. Si bien es un estudio que no está regularizado es algo que se puede hacer y permite detectar el virus.
¿Cómo protegernos de manera correcta?
* PREVENCIÓN: colocación de vacunas (1 dosis entre los 11 y 13 años y 3 dosis para pacientes mayores a 14 años)
* PROTECCIÓN CON BARRERAS: a través del uso de preservativo y/o campo de látex.
* PESQUISA PERIÓDICA MÉDICA: el control periódico con especialistas permite detectar la infección a tiempo para poder hacer el tratamiento
¿Por qué es importante cuidarse con estos 3 puntos detallados anteriormente?Por las complicaciones a las que deriva la infección como el cáncer de cuello de útero en la mujer con más frecuencia, cáncer de ano y mucosa oral en hombre y mujeres y cáncer de pene en los hombres son graves y no tienen cura (si tratamiento!).
MITOS y VERDADES:
* MITO: «Si ya tuve relaciones sexuales no puedo vacunarme». Esto no es cierto, puedo ser sexualmente activo y no necesariamente haber contagio.
* MITO: «Ya tengo HPV, no vale la pena vacunarme». Como mencionamos existen cientos de tipos de familias del virus. Por más que que ya tengas HPV poder prevenir con las vacunas otras familias del virus de las que no haya contagio. Las vacunas previenen las familias del virus más oncogénicas, por eso su importancia.
* MITO: «Si tengo verrugas tengo HPV». Esta afirmación es falsa porque el origen de las verrugas no necesariamente es por HPV, puede ser por otros factores.
* MITO: «Si tengo HPV voy a tener cáncer». El cáncer con la consulta con un especialista y el tratamiento adecuado es totalmente prrevenible. Por eso hacemos hincapié en los 3 puntos: prevención, protección y pesquisa médica periódica.
* VERDAD: no hay cura. Si bien es correcto que no hay cura porque una vez que ingresa el virus permanece acantonado en los ganglios de la persona infectada, la aparición o no de una lesión dependerá del sistema inmunológico del paciente.
Por otro lado, en caso que hubiera lesiones, existen tratamientos que ayudan a controlarlas.
¿Te sirvió esta nota? ¿Queres contactarnos? ¡Llena el siguiente formulario!

    ¡Compartí el artículo!

    Más artículos que podrían interesarte